Toda la información sobre LAS EDADES DEL HOMBRE en www.transitus2022.com

 

El jueves 1 de diciembre a las 19h. tendremos una charla sobre la influencia de autores y autoras de la literatura sureña americana de mediados del siglo XX, a partir de "Mi autobiografía de Carson McCullers" escrita por Jenn Shapland en la librería La Puerta de Tannhäuser de Plasencia. Nos acompañará la traductora del libro, Gloria Fortún. Cristina Sanmamed, librera de La Puerta de Tannhäuser, moderadará el coloquio entre Fortún y las personas que acudan al encuentro.

¿Cómo cuentas la historia real de alguien olvidado —un auténtico icono, un ídolo— junto a la tuya? La influencia que tuvieron y tienen los autores y autoras de la litetarura sureña americana desde la disidencia es un tema que da para muchas charlas y coloquios. En el libro se hace una exploración inmersiva y sorprendente en la vida y obra de una de las escritoras más queridas y respetadas de Estados Unidos y un análisis de la identidad más allá de las normas de género, la memoria y el amor.

Una de las novelas más famosas de Carson McCullers es: "El corazón es un cazador solitario", en ella encontramos un contexto social muy acotado y un espacio delimitado, un empobrecimiento de las grandes familias sureñas, algunas de ellas por negarse a seguir la evolución histórica, negando la industrialización. Pero no fue la única que habla sobre lo que se ha denominado "el gótico sureño". En La gata sobre el tejado de zinc o Un tranvía llamado deseo de Tennessee WilliamsEl ruido y la furia de William Faulkner, Matar a un ruiseñor de Harper Lee, Extraños en un tren de Patricia Highsmith o  A sangre fría de Truman Capote, son comunes también los elementos sobrenaturales para crear el argumento. Pero en la gótica sureña no se emplean solo para crear suspense, sino para describir cuestiones sociales y explorar la cultura del sur de los Estados Unidos, tras la abolición de la esclavitud y los cambios en los valores económicos y sociales del Sur después de la guerra.

Los personajes descritos en sus novelas suelen ser antihéroes desarraigados que, envueltos en la evolución social y tecnológica que experimentan sus tierras, se nos muestran como seres que se sienten fuera de lugar, atemporales, que no comprenden el mundo. De estas cenizas surgen otros que necesitan salir y vivir nuevas experiencias.

 

En "Mi autobriografía de Carson McCullers" (Dos Bigotes, 2022), siendo una estudiante de posgrado, Shapland descubre una serie de cartas escritas por una mujer llamada Annemarie a Carson McCullers. Aunque Shapland se reconoce a sí misma en las cartas, que son íntimas y desvergonzadas en sus sentimientos, no ve a McCullers tal y como la ha retratado la historia de la literatura. Su curiosidad inicial da paso a una progresiva obsesión no solo por ese aspecto recién descubierto de la vida de McCullers, sino también por la forma en la que contamos las historias de amor en los márgenes.

Con una prosa inteligente y esclarecedora, la autora de Mi autobiografía de Carson McCullers, que fue finalista al National Book Award en la categoría de no ficción, entreteje su propia historia con la de McCullers para crear un retrato vital de uno de los mayores tesoros de la literatura universal, mostrándonos cómo los escritores que amamos y las historias que contamos sobre nosotros mismos nos convierten en quienes somos.

 

La escritora Carson McCullers, autora imprescindible de la literatura norteamericana del siglo XX.McCullers fue pionera en hablar de homosexualidad, de racismo y adulterio, dedicó su prosa a los seres humanos incómodos, conoció el éxito temprano y dejó escrita su vida en forma de diarios, novelas y cartas antes de morir. 

Elena Poniatowska dice de ella:  “Anota en su libreta cosas en las que nadie se fija, cosas de gente pobre, cosas de gente común y corriente”. Cuenta que sus cosas son “las cosas del alma y las de personajes que son poca cosa; hombres, mujeres, viejitos, negritos que se quedaron a medio camino o mejor dicho, nunca supieron cuál es el camino”. Nunca salvaba a sus personajes, McCullers. ¿De qué los salvaría? 

Si nos paramos a pensarlo, la conclusión es definitiva: la escritora Carson McCullers parece un personaje sacado de una de sus propias novelas, uno de esos bichos raros, tan típicos del sur de los Estados Unidos, que deambulan por las magníficas páginas de alguno de los libros que ella escribió. Es como si una mente prodigiosa se hubiese inventado a una novelista llamada Carson McCullers, una novelista que escribía novelas empapadas de “gótico sureño”, protagonizadas por seres extraños, marginales o al borde mismo de la marginación.

Truman Capote-Harper Lee

Truman Capote y Harper Lee en la imagen.

Durante toda su vida profesional Carson McCullers tuvo la fortuna de conocer, convivir y entablar amistad con numerosas personalidades de su tiempo. No sólo escritores, como Truman Capote, Harper Lee, Paul Bowles, W. H. Auden, Tennessee Williams, Langston Hughes, Isak Dinensen, Djuna Barnes, Eudora Welty o Katherine Anne Porter, de quien, por cierto, también estuvo enamorada, sino también compositores y músicos, como Benjamin Britten o Kurt Weil; actores y actrices, como Marlon Brando o Marilyn Monroe; o directores de cine, como el genial John Huston, que dirigió la adaptación cinematográfica de su novela Reflejos en un ojo dorado, y con quien desarrolló una profunda amistad basada en la admiración mutua que ambas personalidades se profesaban.

Todos ellos han desarrollado en sus obras un universo habitado por personajes grotescos (esta es la palabra clave a la hora de definir el estilo), extraños, rara avis en una sociedad ya de por sí propensa a la rareza y en el que abundan las situaciones donde lo macabro y lo fantástico se dan la mano con lo cotidiano. Una sociedad donde la violencia, la marginación, la decadencia, las obsesiones religiosas o el racismo son el pan nuestro de cada día,

 

Carson McCullers

Marilyn Monroe, Karen Blixen, and Carson McCullers en la imagen.

Carson McCullers publicó a lo largo de su carrera literaria cinco novelas obras que están entre lo mejor de la literatura norteamericana del siglo XX: The Heart Is A Lonely Hunter (El corazón es un cazador solitario), en 1940; Reflections in A Golden Eye (Reflejos en un ojo dorado), en 1941; The Member of The Wedding (Frankie y la boda), en 1946 y The Ballad of the Sad Café (La balada del Café Triste), en 1951; Clock without Hands (Reloj sin manecillas), de 1961. También escribió un libro de memorias, el ya mencionado Iluminación y fulgor nocturno, que dejó inconcluso y fue publicado treinta años después de su muerte. Además de estas obras, la escritora escribió un puñado de poemas y relatos cortos, así como numerosos artículos periodísticos y un par de obras de teatro, que oscilaron entre el éxito y el desastre. Murió el 27 de septiembre de 1967, en Nyack, en el estado de Nueva York, tras varios años de enfermedad que la tuvieron postrada en una cama y anularon su movilidad. Acababa de cumplir cincuenta años y los había vivido a toda velocidad.

Más información Ver todos los eventos

Eventos relacionados

 
16
dic

HAGNODICE, LA PRIMERA MÉDICO - Ángel Cristo Barco Berzosa

Centro Cultural "Las Claras"
En la Grecia antigua el papel de la mujer quedaba reducido a quedarse recluida en casa cuidando de su marido y sus...
16
dic

BOOK CLUB CON "UNA VISITA INESPERADA" Y SU AUTORA IRENEA MORALES EN LA PUERTA

Librería "La Puerta de Tannhäuser"
El viernes 16 de diciembre a las 19h. te invitamos al primer Book Club con "Una visita inesperada" de Irenea...
03
ene

LA CRIPTA DE LA INOCENCIA - Juan de Dios Tavira Olías

Centro Cultural "Las Claras"
A comienzos del siglo XXI, las nuevas tecnologías comienzan a utilizarse como medio de relaciones humanas e...
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver preferencias | Más información    Más información
Privacidad